ActualidadActualidad

Martes, 18 Abril 2017 07:19

DIA EUROPEO DE LOS DERECHOS DEL PACIENTE 18 DE ABRIL

Celebramos anualmente y desde 2007, el 18 de abril, como Día Europeo de los Derechos de los Pacientes.

Celebramos anualmente y desde 2007, el 18 de abril, como Día Europeo de los Derechos de los Pacientes. Iniciativa de la sociedad civil que pretende concienciar acerca de la necesidad de intervención en la toma de decisiones que se refieran a la gestión y políticas de salud de los gobiernos en el marco de la asistencia sanitaria.

Si tomamos como referencia La Carta Europea de los Derechos del Paciente, elaborada en 2002,por ACN ( Active Citizenship Network ) se ponen de manifiesto, a manera de “ catorce derechos fundamentales “, exigencias relativas a la prevención , el acceso equitativo a la asistencia , el manejo y cuidado de la información , la seguridad del paciente y el trato personalizado . Por ello los derechos del paciente conculcan la existencia de un conjunto de deberes, institucionales y empresariales que obligan una actualización de los deberes profesionales.

Está claro que los profesionales sanitarios, profesan públicamente el ejercicio de unos valores y virtudes propios de su elevado grado de responsabilidad, en sus tres acepciones, no solo en el sentido estrictamente legal, sino también en el de “responder”   ante el paciente desde los valores y virtudes de la deliberación. Nos quedaría una tercera acepción del ser responsable, la que tiene que ver con re-spondeo, que se refiere a volver a comprometerse, empeñarse, como profesional de su tiempo para superar el escepticismo y desorientación social y sanitaria que nos invade. Es en este tiempo, de cambios tan profundos y rápidos, en el que se pone en evidencia la necesidad de que los profesionales sanitarios deberían ser mas cuidados y respetados por esta sociedad

Este triple ejercicio nos permitirá ver el rostro, prospectivo y no solo retrospectivo de la responsabilidad, pues sigue siendo cierto lo que dijera Herófilo de Calcedonia en el siglo III a. de C.: “cuando la salud falta la fuerza no puede actuar, la sabiduría no puede revelarse, el arte no se manifiesta y no es posible aplicar al inteligencia “ . Los pacientes no son solo algo importante, sino que son “alguien”, no debemos mirar solo su cara para hacer diagnóstico, necesitamos también ver y descubrir su rostro.

En este nuevo tiempo, llamado de la medicina personalizada de precisión, en el que reconocemos y admiramos los grandes avances de las ciencias biomédicas y sus esperanzadoras expectativas, también aparecen nuevas incertidumbres, ya sean las derivadas de una cultura social vinculada a la “medicina del deseo “, acaso por una especie de “ mitologización” de las pruebas diagnósticas que nos aportan los grandes avances biomédicos y que pueden llevar a los médicos a un estado de tecnolatría , o a nuevas formas de superstición en los pacientes.

El paciente del siglo XXI será mayoritariamente crónico y mayor, se estima que la esperanza de vida aumenta en un minuto de cada cuatro, el numero de europeos mayores de 65 años pasará del 17.4% de 2010 al 30% de 2060 y la tasa de dependencia se incrementará del 63% al 95%. El paciente del futuro debería ser lo antes posible un ciudadano activo y saludable que cuida de su salud , en el que se debe incluir el criterio de solidaridad, aumentando su nivel de alfabetización sanitaria, la salud será entonces como definió el Dr. J. Goll: “… una manera de vivir autónoma , solidaria y gozosa

El paciente del siglo XXI puede incorporar a sus derechos , la cultura y ánimo suficiente que recuperen el estado de confianza necesario en la relación paciente –medico. El médico también debe actualizar su “altura de miras” profesionales y el nivel de concienciación que el nuevo tiempo requiere. La relación médico paciente sigue siendo un encuentro de conversación, entre una “confianza” y una “conciencia”.

Es entonces cuando estableceremos la relación biunívoca entre calidad asistencial y excelencia. La primera sería un status que debe renovarse de manera periódica, la segunda es un camino que se recorre a lo largo de la vida.

Sirva esta celebración del Día Europeo de los Derechos de los Pacientes para reivindicar, a mi juicio, que es necesario repensar el concepto ,casi tópico, de que el paciente es el “centro del sistema”, creo que no, es mucho más, es quien da sentido, significado, al ejercicio profesional y el quehacer de las instituciones sanitarias. Creo que el paciente nos es centro , acaso porque no lo quiere y quizá tampoco lo necesita , en cambio si desea percibir que es la brújula que orienta y da sentido a las políticas de salud y a sus profesionales.

Fernando Bandrés Moya

Miembro del Comité de Bioética y Derecho Sanitario de ASISA.

Catedrático Facultad de medicina de la UCM

logo